Páginas

jueves, 11 de abril de 2013

Pasará.

ATENCIÓN: Hoy me expandiré en unos de los motivos de este blog: mi hobby de escribir, dejando el turismo de lado. Rondaré por terrenos filosóficos, así como por mi interior y, ¿todo para qué o por qué? Porque me apetece y para introducir mis 2 futuras actualizaciones: Barcelona y La Garriga, sitios que tanto me han hecho sentir.



ATTENTION: Today my update will be based in one of the reasons of this blog: my hobby of writing, leaving behind all the tourism for a while. I will walk around philosophical topics, as well as my inside, just because I feel like it and to introduce my 2 upcoming updates: Barcelona and La Garriga, places that have made me feel so much. Sorry for not translating.




Hoy me declaro, ante quien quiera leer, miedosa e insegura como ninguna. Reconozco abiertamente que me aterra sentir, que odio los sentimientos, que confundo emociones y reprimo tantas otras más. Declaro también que me encanta la soledad y posiblemente mi espacio vital sea un poco mayor a la media. Afirmo, además, que el control, la auto-exigencia y el perfeccionismo me pueden. En fin, me confirmo defectuosamente humana, supongo.

Sin embargo, hoy quiero mirar más allá de mis defectos; pues debo recordarme a mi misma lo sano que es dejarse llevar. Aceptar que no todo recae bajo mi control y no todo es mi responsabilidad. Debo recordarme que, cuando es por miedo, no siempre es bueno ser valiente; a veces rendirse no está mal. Debo aprender que, como animal que soy, las emociones existen para ayudarme: así como la rabia nos incita a luchar y el miedo a escondernos. Debo escribir, para releerlo cuando me despiste, que sentir no está mal: que hay momentos para reír, momentos para gritar y sí, Nuemi, sí, también hay momentos en los que se debe llorar.

Necesito decirme a mi misma que la pasión de vivir viene y va, que volverá, que esa chispa que necesito no ha desaparecido; quizás solo esté de vacaciones. De esta manera me recuerdo a mi misma que "la soledad es muy hermosa cuando se tiene alguien a quien decírselo", que yo también necesito alguien a quien decírselo. Y yo también necesito dejarme cuidar, dejarme ayudar, que no tiene nada de malo no ser todo poderosa.


Resulta que de los errores y las circunstancias se aprende, que gracias a ellos soy quién soy. Además,  tampoco está tan mal, sus motivos tendrán quiénes me quieren tanto y a quiénes les gusto otro tanto más. Y sé, que aunque quizás no sea mañana ni pasado, algún día a mi también me gustará. Por ahora solo debo esperar y esa chispa volverá.


Moraleja: Lo bueno no dura para siempre, pero lo malo tampoco. Así que vamos a  navegar.



Barcelona.


N.H.S.


No hay comentarios:

Publicar un comentario